Estamos a nada de un incidente mayor: pilotos

IncidentesFoto: Diego Simón

Nacional

“Estamos a nada de un incidente mayor”

Afirma que con el nuevo aeropuerto hay más percances en Valle de México

Arturo “N” lleva varias décadas surcando los cielos y confiesa que en toda su carrera no había visto una saturación del espacio aéreo como la de los últimos meses, tras el inicio de operaciones del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA).

“Durante estos meses aumentaron los incidentes en el espacio aéreo, no sólo en el Valle de México, sino a nivel nacional. Esto que acaba de verse entre dos naves de Volaris es reflejo del día a día, solamente la puntita del iceberg. El espacio aéreo, de 6 a 8 de la mañana, parece viaducto”, relata.

El capitán asevera que, desde su punto de vista, la saturación del espacio no sólo deriva de mayor demanda, sino de la falta de coordinación, menor inversión en mantenimiento y recortes de personal, entre otras cosas.

“Llevo muchos años volando en aerolínea comercial y jamás había visto esto. Pareciera un sabotaje porque la infraestructura aeroportuaria del AICM deja mucho que desear; también el mantenimiento de pistas, de radioayudas, inclusive de servicios de la navegación ya se han vuelto precarios.

“Lo anterior aunado a recortes. Antes, por ejemplo, un controlador debía enfocarse en un sector, ahora con los recortes tiene dos o hasta tres sectores a su mando, lo que es riesgoso y cansado para él”, apunta.

En el caso de pilotos, dice, los retrasos, salidas y llegadas también los afectan, pues sus jornadas son cada vez más extenuantes, de hasta 16 horas diarias, lo que los hace susceptibles a accidentes: “Este problema ha incrementado mi jornada laboral que de por sí ya era extenuante. Son jornadas que rebasan la legalidad y no sólo para nosotros, sino para todo el personal. Esta fatiga envuelve a todo el gremio aeronáutico, tanto controladores aéreos como pilotos.

“Sí resulta urgente encontrar una solución porque se les olvida que llevamos vidas arriba. La pericia de los pilotos y controladores aéreos mexicanos es superlativa pero no estamos exentos de cometer algún error”, expone.

Arturo “N”, como pidió que le llamáramos por temor a represalias, considera que el AIFA no sólo no fue la solución al problema de la saturación del espacio aéreo, sino que lo agravó. Detalla que por problemas técnicos, aunado a la fatiga del personal, “estamos a nada de tener un incidente mayor”.

“El aeropuerto Felipe Ángeles no es malo, es bueno; sin embargo, tiene un talón de Aquiles que se llama el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, que por su posición geográfica es completamente inoperante.

“No se pueden operar estos dos aeropuertos al mismo tiempo. Las salidas implican más riesgo, más consumo de combustible, y las llegadas también implican más riesgo tanto para el AICM como para el AIFA.

“Si a ello le sumas el tema de la fatiga, ya te lo digo, estamos a nada de tener un incidente mayor que el que acabamos de ver entre los dos Volaris”, asevera.

“Enviar operación al AIFA no es la solución”

Opina que el NAIM era la respuesta adecuada ante la saturación

Jesús “N”, otro capitán encargado de pilotar un Boeing 787, explica que desde que entró en operaciones el AIFA, el espacio aéreo se sobresaturó más, ya que las salidas de sus aviones afectan los despegues de las aeronaves en el AICM. Recuerda que su altitud ha sido limitada, lo que genera riesgo de colisión con las montañas del Valle de México.

“Las operaciones a veces se paran porque está sobresaturado el AICM o está despegando un avión del AIFA. Entonces nos limitan la altitud para ascender durante el despegue en una zona montañosa. Eso es riesgoso, a mí ya me ha pasado. Estamos estirando la liga”, declara.

El piloto aviador recuerda que el AICM es un espacio federal, y que la administración de las instalaciones de radioayudas, del sistema de radares, de las redes de telecomunicaciones aeronáuticas y control de tránsito aéreo, corresponden a Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (Seneam), de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT), por lo que se atreve a afirmar que “hay una especie de sabotaje” por parte de la Federación para trasladar operaciones al AIFA ante el nulo éxito tras su inauguración.

“Es un sabotaje, a veces no hay combustible, nos retrasan las salidas y las llegadas. No vamos tan lejos, en marzo sacaron una nueva declaratoria de saturación para presionar a que algunas operaciones se trasladen al AIFA, pero sinceramente creo que ni así va a funcionar. Yo dudo mucho que el aeropuerto Felipe Ángeles sea la válvula de escape que el gobierno pretende que sea, porque no tiene conectividad”, indica.

Desde su perspectiva, la opción para solucionar la saturación aérea sí era el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

“El NAIM tenía estudios científicos, estudios de viento, de impacto de fauna, de formación de ruido. Estaba diseñado por Norman Foster, una eminencia a nivel mundial, que ha diseñado cerca de ocho aeropuertos top class. Iba a ser expedito.

“Íbamos a tener aproximaciones simultáneas que es lo que demanda el espacio aéreo de la Ciudad de México, sin contar que iba a incrementar exponencialmente la llegada de aerolíneas de nivel mundial como Qantas, como Singapore, Qatar, más aviones de Emirates, lo que representa derrama económica y turística, pero no, ahora en lugar de categoría, bajamos”, lamenta.

Finalmente, critica al presidente Andrés Manuel López Obrador, quien recientemente aseguró que “no hay ningún problema con el rediseño aéreo” en el Valle de México, y minimizó el incidente en el que dos aviones de Volaris estuvieron a punto de chocar.

“¿Cómo dice eso? Que no hay riesgo, que no pasa nada, que se exageró por denunciar el incidente. No creo que sea exageración cuando cuenten los cuerpos de las familias, incluidos los de nosotros. No creo que sea exageración que me vayan a enterrar mi esposa y mis hijos”. 

“No podemos seguir en estas condiciones”

Señala que jornadas son extenuantes y elevan posibilidad de cometer errores

El capitán piloto aviador Francisco “N” recuerda que en diversas ocasiones sus vuelos internacionales se han retrasado hasta cuatro horas por el problema de la saturación. 

Detalla que en ocasiones llegan de un viaje sin haber descansado, esperan tres o cuatro horas atentos, “porque cuando te dicen que sales no puedes estar adormilado”, y luego viajan hasta 11 horas sin escalas a París, Francia, por ejemplo. 

“Se demoran los vuelos, no sales a tiempo, a veces se llegan a cancelar. Nosotros como pilotos estamos ahí disponibles a la hora que se nos indique salir, y cuando pasa todo esto nuestras jornadas de trabajo se extienden. Trabajar en esas condiciones es muy peligroso para todos”, explica.

El profesional del aire advierte que un piloto puede estar cansado, pero no distraído: “Nuestro trabajo es muy delicado. Debemos poner atención en muchas cosas, como los controles, las comunicaciones, el clima, aproximaciones; estar al pendiente de combustibles, muchas cosas. Y el hecho de que tenemos jornadas más largas por este tema de los retrasos nos pone en una línea muy delgada que sí puede derivar en un accidente”.

Francisco “N”, el seudónimo que pidió usar, también cree que desde el Seneam se están retrasando las operaciones para incrementar la saturación y “presionar” para que las compañías aéreas trasladen algunas de sus operaciones al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA).

“Es lo que se plática entre pilotos, que se trata de un plan estratégico del gobierno para reactivar este aeropuerto que no ha tenido la respuesta que esperaba. Yo en lo personal pienso que están tratando de hacerlo con jugadas sucias. El problema es que en realidad el AIFA no tiene las condiciones para desfogar la saturación porque no tiene una seguridad en el espacio aéreo. Es más arriesgado aterrizar ahí”, considera el piloto.

“Fíjate, quieren atender un problema generando otros. Los tripulantes hemos dicho que no estamos dispuestos a irnos al AIFA por diversos motivos, como la transportación desde nuestras casas hasta allá, pero también porque el ir ahí representa jornadas más pesadas de las que ya tenemos, y porque, te repito, aterrizar allá es más riesgoso”, agrega.

El capitán pide a la Federación invertir recursos en el mantenimiento de pistas del aeropuerto de la Ciudad de México o encontrar la manera de solucionar el problema, pues recuerda que un aeropuerto es una vía de comunicación, no sólo un medio para viajes de turistas.

“Sólo por ponerte un ejemplo, las vacunas para contrarrestar el Covid-19 llegaron vía aérea. Entonces, yo creo que sí se debe de poner énfasis en buscar una solución, inyectar los recursos suficientes al AICM para mantenimiento, porque todo esto sí está llevando a consecuencias que pueden ser más graves”, concluye.

Origen: Estamos a nada de un incidente mayor: pilotos

 470 total views,  2 views today

Be the first to comment on "Estamos a nada de un incidente mayor: pilotos"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*